REFLEXIONES DE UN TARADO

CAPÍTULO 9: OPINIONES

Voy a decir una mentira: todas las opiniones son válidas. Ni de coña esto es cierto. Alguien que opina que Hitler fue un tipo majo, lo más parecido a un Mesías, y que ojalá siguiese vivo no tiene una opinión válida. Alguien que cree que la violencia de género es la solución diplomática a una discusión tampoco tiene una opinión válida. Con esto no quiero decir sino que hay opiniones, buenas o malas, respetables o no. La gente que utiliza esta expresión a la ligera van por un mal camino. Ojo al seleccionar las palabras.

También hay otro matiz chulis, que es el del criterio. Por ejemplo, un broker sabe más de economía que yo, que soy un matao. Tu opinión será respetada, pero la mía está hecha con conocimiento de causa. No todos somos los más listos. Cojones. 

A pesar de lo que pueda parecer, a mi me encanta escuchar las opiniones ajenas. Igual tú punto de vista sobre un tema concreto arroja luz acerca de una cuestión que ni me había planteado, y puede que me haga reflexionar e incluso que escriba una entrada en este maravilloso blog. Esa me parece la forma más rápida de enriquecerse y aprender: juntarte con gente que piense de forma contraria a ti.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: