REFLEXIONES DE UN TARADO

CAPÍTULO 25: ARTUR MAS (DEL 3%)

Tema calentito, que no se diga. A Artur Mas, especialista en ser presidente a golpe de adelantar elecciones con la excusa del independentismo, se le ha pedido que comparezca para explicar ese supuesto 3% de comisiones, que llevan rondando al partido desde 2005, cuando ya Maragall acusó a CiU de que tenían un problema llamado 3%. Lo que hizo Mas en ese momento fue intentar dilapidar el Estatut nuevo (que requería el apoyo de CiU), y conseguir que Maragall se retractase. Pero en este país, los políticos prefieren encubrir a denunciar, especialmente cuando se depende de un partido corrupto. No se mueven por intereses propios, que va. No desconfíe usted, no me gusta ese tonito acusador. ¿A que le pongo una querella para que retire sus palabras?

Mi pregunta es, ¿por qué se han negado? Si no tienen nada que ocultar, no entiendo ese no rotundo. De momento, se sospecha una financiación ilegal del partido, y eso es un duro varapalo para aquel que es independentista, porque ya se habrá hecho ilusiones (o no, porque las plebiscitarias son ilegales y no tendrán ningún poder legal, igual que las consultas o pseudoreferéndums). Ah, y me acabo de acordar que Mas le pidió al gobierno central que pagase la deuda de Cataluña, de 32.000 millones. Como si pones a vender un piso “libre de cargas”.

Retomando el tema, según Antena 3 Noticias, la policía les pilló destruyendo pruebas, y veremos si es así. Se les pilló utilizando un triturador de papeles, pero como es antiguo, solo los hace tiras y se pueden recomponer, y ya ha salido el nombre de cierta empresa constructora con un pasado turbio, de la que se sospecha que está involucrada en esta trama. No quiero ser malpensado, pero…

Pd: en este artículo no he hablado del independentismo, y dudo que lo haga. Es un sentimiento ligado a una cultura, y como no he sido criado en ese ambiente, no lo entiendo, aunque lo respeto. Sólo una pequeña diferenciación: el independentismo busca que lo que ellos consideran su patria sea un estado independiente, y el nacionalismo defiende su patria y la ensalza (al más puro estilo americano). Desde mi punto de vista, ninguna nación merece, por el hecho de serlo, una medalla o mi aprobación. No creo que ninguna nación sea digna de alabanza; como mucho, sus líderes y personas que hagan algo bueno en esa nación y/o en el resto del mundo. Todas las naciones han tenido un pasado (y algunas un presente).


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: