REFLEXIONES DE UN TARADO

Temas que me indignan o me inquietan.

Me hago responsable de lo que digo, no de lo que entendéis. ATENCIÓN Puede herir sensibilidades. Si te has sentido ofendido, me da igual

CAPÍTULO 15: PIRATERÍA

Escrito por reflexionesdeuntarado 29-05-2015 en Opinión. Comentarios (0)

Hablemos de piratería. Antes de entrar en el tema que nos atañe, me gustaría resaltar que me resulta curioso cuanto menos el uso de esta palabra con esta acepción en particular. Es igualar a aquel que, hace siglos, robaba, saqueaba, mataba, violaba (el más salidillo), con alguien que, bueno, se descarga una película (o contenido con copyright) de forma ilegal. No sé, me hace gracia.

También me hace gracia el que los artistas se quejen de que el público pirata no ve el trabajo que hay detrás de una película, de una canción o de un libro. Pero, sinceramente, ¿de verdad tengo que fijarme en él? La mayoría de la gente que va a un restaurante y pide un bistec, no se fija en el trabajo que hay detrás. Se fija en si está en buen estado o si le gusta. No le da importancia al herrero que ha fabricado las herramientas para que el genedero prepare los pastos de la vaca, ni en el señor del matadero, ni el transportista que se encarga de llevar las vacas o los bistecs, ni del cocinero que lo ha hecho. No. PRIMERO lo prueba, y si le gusta, se lo comerá y pagará gustosamente, y si no, decide si pedir que lo vuelvan a hacer, o si come otra cosa, o se marcha sin pagar. No tiene más. 

Es difícil que el público "pruebe" la película sin llegar a verla del todo, porque un insípido tráiler se queda en un coitus interruptus, un minuto y medio que no da para dos horas de peli. Pero en la industria del videojuego (que, casualmente, también es contenido con copyright, y se puede piratear), una industria que sigue gateando mientras la del cine es ya capaz de correr unos 200 metros valla, ha solucionado este problema: demos gratuitas (porciones del juego sin acabar, con zonas bloqueadas y a veces un temporizador que no te deja jugar más de X horas), betas (juego en una fase inacabada, normalmente entregada a la comunidad de jugadores con el fin de modificar fallos de última hora o para que la propia comunidad proponga mejoras y que se puedan implantar), y los accesos anticipados. Estos últimos se están poniendo de moda últimamente. La mecánica es sencilla; pagas una cantidad de dinero muy reducida (por ejemplo, si el juego final va a costar setenta pavazos, pagarías quince o veinte), por un juego que no está terminado (como la beta, pero en una fase mucho menos desarrollada), pero con acceso casi total al mismo, donde la compañía utiliza al usuario medio como tester (este es el señor al que las empresas de videojuegos pagan por encontrar fallos en el juego), a cambio de poder disfrutar del juego mucho antes y por un precio que roza lo ridículo. En el juego final no te cobran la diferencia. Es una idea muy buena porque gana todo el mundo (menos los testers); la compañía se ahorra nóminas, y el jugador dinero. A ver si a alguien se le ocurre algo parecido en las industrias de cine y literatura. 

Para mí, la piratería es la evolución natural producto del elevadísimo precio de las entradas (seguimos con el ejemplo del cine) y de la situación económica actual. Cuando se realiza el evento de la "Fiesta del Cine", las salas están abarrotadas. En más de una ocasión he tenido que esperar a la siguiente sesión para poder ver una película. Pero entras en una sala de cine un martes cualquiera y, después de darte varios puntos de sutura a la altura del riñón por el precio de una entrada, si ves a doce personas, han hecho un lleno. Un exitaso. 

A mi me encanta ir al cine, como a casi todo el mundo. Le da mil y una vueltas a ver una película en casa, con mal audio, incómodo de cojones y evitando hacer click sin querer en aquel seño tan altruista que regala coches porque sí. Lo inviable es que tres entradas de cine, con palomitas pequeñas y una triste cocacola zero (que si es zero, debería ser más barato, se ahorran ese azúcar) valgan cincuenta euros.

Eso sí es piratería.


CAPÍTULO CREPÚSCULO: SANGRE

Escrito por reflexionesdeuntarado 20-05-2015 en Opinión. Comentarios (0)

CAPÍTULO 11: SANGRE

Hablemos de donar sangre. Concretamente, del hastag #MiSangreEsLaMismaQueLaVuestra. Aparte de que esto es un bulo (A, B, AB ,Rh-, Rh+), no entiendo el revuelo tan tocho de Twitter. Básicamente, dice que ser hombre que practica sexo con hombres (no es lo mismo que homosexuales, ojo, las lesbianas sí que pueden donar), es un factor de riesgo para contraer enfermedades de transmisión sexual. Igual que ser anciano es un factor de riesgo para tener demencia. Y el tribunal europeo se ha tenido que comer los mocos y la sentencia de “esta ley es discriminatoria” porque han aportado DATOS CIENTÍFICOS (claro, entiendo el escándalo, los de la tele y prensa son de letras, la ciencia para ellos debe ser voodoo o algo así, porque si no no entiendo tanto batiburrillo), que respaldan el por qué de esa ley, y también porque el colectivo homosexual no se ha visto involucrado por completo. Os voy a poner una sencilla comparación otro tema no tan reciente. Ébola. Cuando ocurrió el boom del Ébola, todos los que venían de África eran sometidos a mil y una pruebas. Efectivamente, ser africano era un factor de riesgo para contraer la enfermedad. Vicisitudes del destino, la mayoría de la gente africana es negra, y por tanto a los negros se les hacía un control más exhaustivo. ¿Es racismo? NO.

En ambos casos, las etnias, orientaciones sexuales, países de procedencia, credos, religiones, etc, se dejaron de lado para proteger el bien común. La salud pública. El pragmatismo se impuso a la orientación sexual y a la raza.

Hay gente que dirá que la sangre extraída es sometida a análisis, no sin razón. Pero igual esa gente no sabe lo que es un falso negativo, que significa que los análisis tienen un porcentaje de fallar, y decir que esa sangre está limpia y predispuesta para trasplante cuando está infectada. Y, a pesar de los dobles análisis, sigue habiendo una probabilidad, aunque menor, pero ahí está. 

Si el factor de riesgo fuesen los pelirrojos adictos al Superglue, no habría ningún problema, ¿me equivoco? Pero claro, le tocó pagar a un grupo minoritario y oprimido ¿verdad? Dejemos el victimismo y centrémonos en la homofobia real, no en espejismos.

Si el Ébola se hubiese originado en Texas, ser tejano sería factor de riesgo, con lo cual tampoco habría racismo, ¿no?

A pesar de esto, hay una enfermedad incurable, epidemia del siglo XXI, la hipocresía.

CAPÍTULO 13: POLÍTICA O EL ARTE DE HABLAR SIN DECIR NADA

Escrito por reflexionesdeuntarado 20-05-2015 en Opinión. Comentarios (0)

Hablemos del panorama político actual; en esta ocasión no hablaré de las peleas de recreo a las que nos atrevemos a llamar "Debate del estado de la Nación", en el que los hombres que llevan nuestro país (como buenamente pueden) se dedican a criticarse al más puro estilo de "pues tú más". Ves a Rajoy, por ejemplo, utilizando de respuesta a todo lo que le planteaban la "herencia del PSOE", en lugar de dar soluciones. Muy lamentable. Es la versión de hombres con estudios del Sálvame: gente hablando sobre lo que otros han hecho, y nadie dando la cara. Y todo esto mientras lo retransmiten. Bravo.

Hoy nos concierne otro tema más actual, ya que esas peleas de tertulianos se dan más a menudo y puedo hablar de ello cuando me plazca. En fin, al meollo. La mayoría de la gente ha caído en que Yes, we can! (Podemos) no es más que palabrería  sin programa realista, que me recordó a la reflexión de Platón sobre la democracia. Él decía que la democracia era un sistema que no funcionaba, que con alguien carismático se podía transformar en una dictadura. No creía esto hasta ese punto, pero no daba crédito a los penúltimos resultados del CIS en cuanto a la intención de voto. A PESAR DE TODO LO QUE HA PASADO el PP estaba (y está actualmente, por algo más de un punto) como fuerza política number 1.

 Podemos era la segunda, pero después de la dimisión de Monedero y de los asuntos turbios de Venesuela (no ilícitos, pero harto sospechosos), ha caído cuesta abajo y sin frenos. 

El PSOE ha subido de posición, de bronce a plata, pese a la crisis de identidad sufrida tras el fiasco del profe del Quimicefa de la uni, y creo honestamente que no tardará en llegar a ser la primera fuerza política. Sencilla y sinceramente, me gusta Pedro el Guapo, no tiene que ver únicamente con el parido (repito que el tito Rubi me parecía nefasto), sino porque es una cara nueva que de momento no me ha decepcionado ni robado.

 Mención aparte merece la puta sutil campaña electoralista del PP, que se puede resumir en "mira mami, que bien gobierno, he reducido el paro casi al nivel que estaba antes de mi elección", que significa que han erradicado el paro que han provocado. Una versión ploítica del refrán "las gallinas que entran por las que van saliendo".

En cuarto lugar tenemos a un muy lanzado Ciudadanos, que crece como la espuma. Siendo sincro, de este partido no voy a opinar, he de informarme más, no sé qué pretenden.

Llegados al final, creo que voy a hacer una porra muy jugosa que espero acertar. En primer lugar, el PSOE, que terminará desbancando al PP, el cual ocupará el segundo puesto. En tercera posición llegará un exponencial Ciudadanos, que relegará a la medalla de piedra al partido del Coletas.

CAPÍTULO 12: MACHISMO

Escrito por reflexionesdeuntarado 15-05-2015 en Opinión. Comentarios (0)

Igual que mi primera entrada trata sobre las ultra feministas, en este caso voy a hablar del machismo, una malapraxis arraigada en la sociedad desde antes de que Matusalén utilizase un chupete tallado en madera de roble, que es una madera muy noble. 

Critiqué muy duramente a las feminazis por su visión vaginocéntrica del mundo y dejé de lado a los hombres que podrían protagonizar Torrente, en especial porque el de las ultra era un tema bastante más calentito. 

Pero bueno, al meollo. Es de todos sabido que hay una desigualdad enorme entre hombres y mujeres, sobre todo en el tema laboral. Estoy hablando del clásico "te pago menos por ser mujer, aunque realices exactamente el mismo trabajo". Algunos defienden que eso es porque la mujer se puede quedar embarazada, y esa reducción del sueldo se compensaría a nivel económico debido a la baja por maternidad, a lo que yo respondo que el hombre ahora también se puede tomar la baja por paternidad que en esencia, para el señor que abona los sueldos es lo mismo.

Sin embargo, aún omitiendo este desajuste monetario, sigue habiendo desigualdad. En el trabajo se navega por un mar de estereotipos. He visto pocas (por no decir ninguna), mujeres que sean albañiles, y pocos (aquí alguno sí que he visto. Pocos y en series, pero ya es algo) hombres haciendo de empleados del hogar. Y esto me lleva a preguntarme por qué. Y creo tener la respuesta: la educación. Hace años (no tantos, una o dos generaciones), las mujeres tenían como asignatura Ciencias del Hogar (lavar, fregar, planchar, etc), y los hombres no recuerdo (me llamó más la atención la asignatura exclusiva femenina). Y eso me lleva a pensar que la educación, desde el cole hasta los padres, es el factor responsable, con capacidad de moldear e influir en el modo de pensar y en las mentes de los infantes. Y por eso la violencia de género es tan difícil de erradicar, porque en el cole, la profa le dirá "no se pega" o "la violencia está mal", mientras ve en su casa como uno de sus padres le da una somanta de palos al otro. Ojalá lleguemos a una educación decente, más allá de transformar a las generaciones venideras en bases de datos absurdos con patas y sin razonamiento lógico ni pensamiento crítico. Invertir en profesores es invertir en personas.

CAPÍTULO 11: FIESTA

Escrito por reflexionesdeuntarado 15-05-2015 en Opinión. Comentarios (0)

Hablemos. Hablemos de esas chiquillas con Iphone 6 plus over 9000 sky is the limit, que salen de fiesta y se pillan unos ciegos y colocones de agárrate y no te menees, con la inconcebible edad de 13 o 14 años. Vamos a ver, telespectadora de los lunnies, ¿dónde vas? ¿Cómo es posible que, aún habiendo aumentado la esperanza de vida, los niños """maduren""" antes? Para mí que la culpa es de Internet y de la pasividad paterna. Yo con catorce años no salía de fiesta. Íbamos a casa de un colega, a ver pelis, a jugar a la play, cosas sanas. Por lo menos, más sanas que beber hasta perder el norte y dejarse meter mano por un salido pervertido pederasta. 

También me sacan un poco de mis casillas aquellos que se van de fiesta y disfrutan de un litro de alcohol de garrafón (o varios), con música escatológica sonando a todo trapo, mientras le mandan un audio a la Jessi del ruido a altas horas de la madrugada y comparten cozitas en Twitter del estilo de "BUA NENE TOA LA FIESTAAA LOCUROTE MACSIMO" o " Si esk kuando nos juntamoh la peñika se lia xdxdxd", que son los mismo que se empecinan ensacarse un maldito álbum Hoffman con sus caras de borracho mientras una luz cegadora les dice "Patata".Tampoco entiendo esa necesidad de hartarse de alcohol.

Para mí, salir de fiesta debería ser el cúlmen de un cumpleaños, el clímax de haber terminado los exámenes, o sencillamente ganas de salir y pasar un buen rato con colegas, conservando el mayor número de procesos mentales posibles. No veo necesario beber hasta echar la papilla y seguir bebiendo, o no recordar media noche, o chatear mientras suena Juan Subnormal. Ya basta. No eres más malote, ni un puto rebelde por salir mucho o hincharse de alcohol. Ahora, si os gusta, disfrutad de vuestros riñones los cinco próximos años.YA BASTA DE GILIPOLLHECES (lo pongo con H intercalada para hacer un juego de palabras, hez=caca. Explico esto por si eres fan acérrimo del cine de Nolan). 

En fin, si te sientes identificado, ya sea porque tu hija (o hijo) es una de estas pequeñas furcias, o porque disfrutas de las nuevas tecnologías mientras bebes (eso se llama alcoholismo), y te has ofendido, deja un comentario. Me va a dar igual, pero tienes esa posibilidad.